viernes, junio 13, 2014

LA CIENCIA AL SERVICIO DE LOS MAYORES

| Prueban robots diseñados para ayudar a personas mayores

1761268.JPG
Adolfo tiene 84 años, es viudo y vive en Estepona (Málaga) con "La Sueca". No es su pareja, sino un robot perteneciente al proyecto piloto GiraffPlus que asiste a las personas mayores en sus hogares, las conecta con su familia y con los profesionales de la asistencia sanitaria. 
   
GiraffPlus es una iniciativa de la Unión Europea, en colaboración con el Servicio Andaluz de Salud, en la que se han invertido tres millones de euros procedentes de los fondos comunitarios para probar cómo podrían los robots y otros dispositivos ayudar a la gente mayor a llevar una vida más segura e independiente.   
 
Adolfo tiene hijos, pero prefiere seguir viviendo solo, y se siente "más seguro" desde la llegada del robot, que ya es uno más en casa. Tan es así que le ha puesto nombre: "La Sueca", por eso de que los responsables técnicos del proyecto tienen su base en la Universidad de Örebro (Suecia).

Además del robot propiamente dicho -una pantalla táctil con el ordenador principal, webcam, y detector de obstáculos unida a un cuerpo metálico con ruedas-, el sistema cuenta con sensores repartidos por distintos lugares de la casa: en la puerta de entrada, distintas habitaciones, el sillón, la cama, el baño, el microondas y hasta la nevera.  
 
"Así cuando abro la nevera se enciende una luz o cuando me tomo la tensión ellos saben cómo estoy", explica Adolfo, y esto permite a los familiares y a los asistentes sanitarios obtener datos como las veces que se levanta por la noche, si está tranquilo viendo la televisión o si se ha producido alguna caída.     

El responsable de este proyecto en el distrito sanitario de la Costa del Sol es el doctor Carlos Gutiérrez, que explica que el programa piloto se ha puesto en marcha en España en cuatro hogares de la provincia de Málaga, además de los que se desarrollan con otros socios comunitarios en Italia, Portugal, Eslovenia, Suecia y el Reino Unido.     

Los sensores están diseñados para detectar actividades como cocinar, dormir o ver la televisión y para efectuar un seguimiento de la salud: la presión sanguínea o el nivel de azúcar en sangre, datos que se envían desde dispositivos inalámbricos a GiraffPlus.   
 
La "telepresencia" dota a los familiares y asistentes sanitarios de la posibilidad de moverse por la casa "como si estuvieran realizando una visita virtual", comenta el doctor, y así poder comprobar si los niveles de independencia y seguridad son los adecuados o si hay alguna alteración en su estado.  
  
Para Adolfo, "La Sueca" es algo más que un robot que controla su salud y bienestar: "Me avisaron de que había gente en casa cuando yo estaba en el ordenador, y resultó que eran mis nietas que estaban por la casa", explica aliviado. Como compañero de piso, el robot GiraffPlus es ideal ya que el usuario no tiene que ocuparse para nada de su mantenimiento, hasta "duerme de pie", bromea Adolfo, sobre el soporte donde el robot se autorecarga; "y nunca nos pelamos".

GiraffPlus debería estar presente en quince hogares de los países asociados a finales de 2014, cinco en Málaga; y su implantación posterior está en estudio pues podría ofrecerse como sociedades de "telecuidados" u ofrecer servicios complementarios a empresas que ya existen, como es el caso de la "teleasistencia" en Andalucía.     

El responsable del proyecto aclara que estos robots "son un complemento. Nunca van a sustituir a las personas", aunque un mismo profesional sanitario puede gestionar 20 hogares desde su consulta y con los datos recibidos, discriminar cuáles son los que requieren una presencia o intervención.     

El sistema debería comercializarse a finales de 2015 y el precio individual por robot es de aproximadamente 4.000 euros, mucho más económicos", puntualiza Carlos Gutiérrez, que los antiguos robots de teleasistencia, que rondaban los 60.000 euros.

Fuente: Instituto Gerontológico