miércoles, enero 21, 2015

NO FUE UNA SIMPLE PALMERA

La Plaga de Picudos Rojos  que asola a la Península Ibérica está acabando con nuestras palmeras como el Carmín nos está dejando sin chumberas y chumbos.
Esto me hace reflexionar y pensar  que estos dos depredadores están cambiando la fisonomía de nuestro  bello entorno de una forma tan rápida que apenas nos permite pensar y valorar las consecuencias porque aún no las conocemos.
Las palmeras vinieron importadas más recientes y aunque los de mi generación nacimos sin éllas, poco a poco nos fuimos acostumbrando a su presencia en parques, jardines y centros de ciudades para después pasar a las agrandes avenidas donde su belleza no tiene parangón. En definitiva que son un elemento ya tan nuestro que por poner un ejemplo os hablaría de nuestra Plaza Alta de Algeciras, que ya no las tiene y,  le ha quitado elegancia, belleza y hasta naturalidad.

Respecto a las chumberas que decir.... si subias al castillo , al Risco o al Puerto Moral, las tenias a millones y si desde lo alto de Las Torres mirabas hacia el pueblo  por encima de la Misericordia o por encima de Chinchilla podríamos decir que Jimena era un mar de chumberas, porque por doquier las había con sus palas verdes, sus púas amenazantes,  sus flores amarillas y sobre todo en su tiempo veraniego con sus hermosos chumbos rojos ó blancos con salpicones de otros llamados de sangre.....

Estos dos pensamientos y visión de lo que representan las palmeras y sobre todo las chumberas nos hacen cavilar un poco y llegar a la conclusión de que somos poderosos para avanzar en tecnología  e incluso para llegar a otros lejanos planetas  pero somos impotentes o no queremos mover un dedo para curar de esta enfermedad al entorno que nos rodea.

Los Ayuntamientos, Las comunidades de Propietarios de las Urbanizaciones y los particulares se están gastando un dinero inútil en mantener vivas las palmeras, mientras el picudo se rie de todos comiéndose lo mejor de estas plantas  y dejando en ridículo a una especie humana que tiene poderes para inventar armas destructoras y potentes aparatos para conquistar otras galaxias..

Esa palmera que en mis fotos veis desaparecer, llevaba en mi urbanización un montón de años y cuando yo vine hace 35 años ya estebaba allí junto a mi apartamento y al lado de la adelfa que aún sobrevive ( porque no hay picudo que tenga un par de h... para,  morder a una adelfa).  Esa palmera era pequeña y con la adelfa nos daba una sombra sorprendente en verano bajo la cual desayunábamos, almorzábamos, merendábamos y hasta cenábamos con mis dos niñas que jugaban a su sombra todos los días que podíamos pasar aquí en Torreguadiaro.

Muchas fueron las reuniones que se hicieron debajo de esa palmera y muchas las tertulias y barbacoas con los amigos y que ya todo ha pasado a la historia de mi entorno familiar , asi que  la palmera no ha muerto porque sigue en nuestros recuerdos y siempre nos parecerá que sigue junto a nosotros.

Cuando yo era pequeño en la escuela aprendíamos que las plantas eran seres inanimados porque nacen, crecen se reproducen y mueren y que no sentían...... pero yo hoy después de escribir y reflexionar creo que mi palmera tenia su alma racional porque tal vez se la pusimos nosotros con nuestro cariño, asi que me toca decir en voz alta que mi palmera no es "una simple palmera" porque tenia su alma y nos dio momentos felices a todos los que debajo sentimos el frescor de sus palmas y escuchábamos a los pajarillos entonar sus trinos mientras se columpiaban en sus  grandes hojas y hacían sus nidos en los huecos del troco........

Las palmeras al igual que las chumberas se nos van poco a poco y nos dejan un panorama desolador porque estábamos acostumbrados a ellos, esperemos que alguien dedique un poco de su ingenio para descubrir algo importante que nos las puedan devolver sin miedo al Picudo Rojo o al Carmín.....

Buenas noches a todos.....

Currini













































                                          Fotos: Currini