domingo, junio 05, 2016

OCURRENCIAS DE CURRINI - EL VIRUS Y LAS ANDANCIAS......





                 EL VIRUS Y LAS ANDANCIAS
Hace un par de días, amanecí con escalofríos, malestar general y ya por la tarde fiebre de cerca de 39 grados. Ante ese progresar del malestar, decidí pasarme por el Centro de Salud de Urgencias de San Enrique de Guadiaro y el médico me miró la garganta, me preguntó que me pasaba  e inmediatamente vino lo usual ahora en estas visitas médicas: -- Vd. Ha cogido un virus, asi que solamente le mando paracetamol y que repose en casa tranquilo.
Parece ser que el galeno está vez acertó conmigo y nada tengo de momento que objetar puesto que los síntomas aún persisten, pero poco a poco se van disipando en el infinito de lo indecible.
Puestos a reflexionar, me pregunto ¿ como se detecta que lo que se lleva es un virus a simple vista…? ¿ No puede suceder que no se trate de un virus y hasta “palmen” algunos por ligerezas en los diagnósticos…?
No se trata de poner en discusión los conocimientos médicos  ni de reclamar aquí absolutamente nada pero que digo yo que estas cosas nos dan a veces que pensar y eso es lo que estamos haciendo.
¿ No parece un tanto ligerillo eso de…..  pillaste un virus asi que para casita a esperar que se pase…?
Metiendo un poco más abajo la mano en el saco de los pensamientos, me traslado a cuando yo era un niño, allá por los años 50  hasta metidos en los 70, cuando ibas al médico esto de los virus no existía, sino que  el médico te “atiborraba” de antibióticos y expectorantes y cuando todo aquello había pasado, te arrastrabas  durante un montón de días sin poder con tu cuerpo porque los antibióticos ta habían dejado como “un muelle de guitas”. Asi que no sabemos que es lo mejor, si lo de antes o lo de ahora del “virus”, porque no te mandan nada que si aciertan estará bien pero como sea otra cosa la plamas y no tienes a quien reclamar.
Tanto lo uno como lo otro en mi casa y en todo el pueblo se llamaba “andancias” y no me diréis que no tengo razón pues yo llegaba a mi casa y decía…. Tengo un cansancia  y ni el estómago ni la barriga funcionan como es debido y las contestaciones se producían de inmediato: -- tu tienes “andancias” porque Fulatino y penganita tienen lo mismo y en el Barrio Abajo también están casi todos iguales.
La medicina para  “ las andancias” casi siempre era la misma….—Eso te tomas una manzanilla o yerba Luisa, o poleo y verás como te pones ya mismo bueno. lo que traducido significaba …”pan para hoy y hambre para mañana”.
Reflexión por reflexión , considero que tanto el virus como las andancias eran el mismo diagnóstico y  pueden ser una trampa que a algunos nos  puede llevar a “criar malvas”  sin darnos cuenta.

Currini.