martes, marzo 11, 2014

INFORMACIÓN DE LA COMUNIDAD DE REGANTES DE SAN PABLO DE BUCEITE Y SAN MARTÍN DEL TESORILLO

                                          RÍO GUADIARO           Foto: Currini

Los regantes piden que Tragsa haga toda la obra de los canales de riego
Las comunidades trasladan a De Torre que haya un solo contrato para la ejecución de las obras.
No queremos sorpresas de ningún tipo.  Así lo hemos expuesto al subdelegado del Gobierno en la provincia de Cádiz donde además ha estado presente el nuevo Coordinador General del Gobierno en el Campo de Gibraltar  D. José Antonio Cabrera,  a la reunión asistió también el Parlamentario Nacional José Ignacio Landaluce y los alcaldes de Jimena y San Martín del Tesorillo. 
Las comunidades de regantes de San Martín del Tesorillo y San Pablo de Buceite piden que la ejecución de las obras de modernización de los canales de riego del valle del Guadiaro se realice con un sólo contrato a cargo de la empresa pública Tragsa. Con esta medida buscan evitar posibles paralizaciones o retrasos que puedan perjudicar al desarrollo de las obras o al plazo de entrega y justificación de los trabajos de cara a las subvenciones de la Unión Europea. 

El presidente de la comunidad de regantes de San Martín del Tesorillo, Martín Blanco, explicó que esta postura fue expuesta el pasado viernes al subdelegado del gobierno en Cádiz, Javier de Torre, en el encuentro de trabajo donde se perfilaron detalles del convenio tripartito entre los regantes y los gobiernos central y autonómico para la cofinanciación de la infraestructura. Según Blanco, aunque la Junta de Andalucía ya se ha adherido al proyecto y prevé financiar un 20% de la remodelación (6 millones de euros, sobre un total de 30) cabe la posibilidad de que la administración no ofrezca el dinero, sino la ejecución de una quinta parte del proyecto. "Nosotros hemos planteado al Gobierno que sea Tragsa, como está previsto, quien ejecute toda la obra y que la Junta de Andalucía ponga el dinero sobre la mesa. Con un solo contrato para evitar posibles problemas y para que el seguimiento de la obra sea más efectivo", comentó Blanco.

Así mismo, los regantes trasladaron a De Torre su voluntad de que tanto la mano de obra que se pueda contratar para las obras (unos 160.000 jornales en dos años) como la maquinaria y suministros procedan del Campo de Gibraltar como contraprestación a la comarca por la financiación de las obras que, una vez terminadas, ayudarán a revitalizar la economía agrícola de la zona interior.

El proyecto debe estar ejecutado antes de final de 2015 para tener acceso a los fondos europeos Feder, que prevén aportar el 70% del total (21 millones) mientras que los regantes financiarán el 10% (adelantado por el Estado) y a devolver en un plazo de 50 años, con los primeros 25 de carencia total.