sábado, noviembre 23, 2013

LA NASA REGRESA A MARTE PARA SABER POR QUÉ EL PLANETA SE SECÓ

                  
1609256.JPG
El cohete Atlas V, listo para el despegue en Cabo Cañaveral.
Hace millones de años, el agua corría por la superficie de Marte, un planeta que tenía además una densa atmósfera y en el que los científicos creen que es posible que se dieran las condiciones para que existiera algún tipo de vida.

Lo han averiguado basándose en las pruebas que han ido recopilando las sondas y vehículos robóticos que desde los años sesenta han explorado el Planeta Rojo, tanto desde el aire como desde tierra.

El paisaje marciano debía ser muy distinto al mundo árido, inhóspito y sin agua en el que se ha convertido este planeta, que cuenta además con una atmósfera muy delgada. ¿Cómo se produjo este cambio tan radical en su clima? ¿Qué ocurrió para que Marte se quedara sin agua y perdiera su densa atmósfera? Una nueva sonda de la NASA ha despegado desde Cabo Cañaveral (Florida) rumbo al Planeta Rojo para intentar averiguarlo.

El cierre del Gobierno federal de EEUU durante 17 días a punto estuvo de retrasar el comienzo de la misión MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile EvolutioN), cuyo coste aproximado será de 671 millones de dólares (496 millones de euros). Sin embargo, el acelerón que han llevado a cabo los ingenieros durante las últimas semanas para recuperar el tiempo en el que la agencia espacial estadounidense estuvo paralizada ha permitido que todo estuviera listo para que MAVEN partiera esta semana, como habían previsto inicialmente.

La nave ha despegado de Cabo Cañaveral (Florida) a las 19.28 (hora peninsular española) a bordo de un cohete Atlas V, el mismo que se utilizó para poner en órbita a Curiosity, el vehículo robótico que explora Marte desde agosto de 2012.

Casi un año tardará la sonda en alcanzar la órbita marciana (está previsto que llegue allí el 22 de septiembre de 2014). Su trabajo consistirá en estudiar en profundidad y por primera vez las altas capas de su atmósfera para averiguar cómo se convirtió en el árido planeta que es en la actualidad. Los científicos creen que la actividad solar pudo estar detrás de la pérdida de gases atmosféricos.

Aunque los datos que aporte MAVEN también permitirán de forma indirecta recabar más información sobre si Marte fue un lugar habitable, ese no será su objetivo.

La sonda, que tiene una longitud de 11 metros y un peso de 903 kilogramos (2.550 si se suma el combustible), cuenta con tres paquetes de instrumentos para realizar mediciones. Sobrevolará Marte a distancias que oscilan entre los 6.000 y los 150 kilómetros de altura, manteniendo una órbita elíptica. A lo largo de la misión realizará también cinco aproximaciones a la superficie, situándose a sólo 125 kilómetros de altura.

"Marte es un sistema complicado, tanto como la Tierra. No puedes pretender con una sola nave estudiar todos los aspectos y averiguar todo lo que necesitas", ha declarado Bruce Jakosky, científico de la Universidad de Colorado e investigador principal de la misión. "Con MAVEN vamos a explorar la única gran pieza que falta y que todavía no ha sido investigada hasta ahora".

Fuente: El Mundo