jueves, abril 30, 2015

EL ESPLENDOR DEL GÓTICO ESPAÑOL EN CASTILLA Y LEÓN





1965301.JPG
Catedral de Segovia
1969277.JPG
Catedral de Burgos
El estilo gótico francés caló profundamente en los edificios religiosos de Castilla y León en el siglo XIII. Lo hizo tanto, que al pensar en el gótico español, irremediablemente, nos viene a la mente la impresionante catedral de Burgos, considerada la obra cumbre de este estilo en la península. La comunidad es hoy bastión de este estilo arquitectónico en España, considerado como uno de los más sublimes de la arquitectura de todos los tiempos. Y es que, además de la famosa catedral de Burgos, en Castilla y León encontramos otros tesoros del gótico, como las catedrales de León o Ávila, entre otras. Su simbolismo, con el uso de grandes vidrieras e impresionantes estructuras de luz y verticalidad, nos envuelve y nos traslada al mundo de espiritualidad y religiosidad con el que fueron concebidas siglos atrás.

*Catedral de León. Conocida como la Pulchra leonina, es la más fiel a los dictados franceses. El edificio ha vivido sucesivas restauraciones a lo largo de los siglos, de la mano de famosos arquitectos. Sus coloridas vidrieras, que ocupan más de 1.700 metros de superficie, le dan a este templo de tres naves un colorido especial y un sello de identidad propio. También destacan las portadas del Juicio Final, San Juan y San Francisco, así como su claustro.

*Catedral de Segovia. También conocida como la Dama de las catedrales, es un ejemplar del gótico tardío del siglo XVI. Fue la última en este estilo que se construyó en España. Dispone de tres entradas, la puerta del Perdón, la de San Geroteo y la de San Frutos. El claustro gótico estaba adosado a la antigua catedral románica que fue incendiada. Destaca, por su impresionante altura, la torre de la catedral, que hasta el siglo XX ha estado habitada por el campanero.

*Catedral de Ávila. Es la primera de estilo gótico de España, aunque nació como templo románico. Con misión defensiva, esta construcción tiene menos florituras que el resto y unas vidrieras menos coloristas. Sin embargo, destaca su personalidad y los tesoros que alberga, como el sepulcro de El Tostado, un magnífico retablo en alabastro realizado por Vasco de la Zarza. Es impresionante la belleza de su claustro y sus ventanales góticos.

*Catedral de Burgos. Ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad y es la imagen que más nos impresionará si visitamos la capital burgalesa. Las famosas agujas de la fachada que parecen querer rozar el cielo, la imponente Escalera Dorada, el Cimborrio y el volumen de la capilla de los Condestables de Castilla son solo una parte del encanto de esta catedral. No podemos perdernos la cúpula estrellada que cubre las tumbas del Cid y Doña Jimena.

*Catedral de Burgo de Osma. Se alza sobre un antiguo templo románico que en 1232 fue parcialmente derribado para adaptarlo al gótico. En ella se mezclan los estilos de las distintas etapas en que fue construida. Del gótico, destaca su soberbia fachada, con una portalada decorada por grandes arcos apuntalados con esculturas. En su interior encontramos un claustro gótico-flamígero y una sala capitular anexa de estructura cuadrada que alberga el sepulcro de San Pedro de Osma.

Fuente: ABC