viernes, mayo 08, 2015

EL FESTIVAL ROMANO DE TARRAGONA. EJEMPLO DE HISTORIA VIVA .

Festival Tarraco Viva

1965321.JPG
1973278.JPG
1965322.JPG
Del 4 al 17 de mayo se celebra el Festival Romano de Tarragona. Una inmersión divertida y rigurosa en la cultura romana.

Cualquier excusa es buena para visitar una de las ciudades con más historia de España. Tarragona impresiona siempre, pero más aún durante la celebración de Tarraco Viva, un festival que nos permite hacer un viaje al pasado de 2.000 años para conocer cómo se vivía en la ciudad cuando era uno de los puntos clave del gran Imperio Romano. Recreaciones históricas, visitas guiadas, exposiciones, audiovisuales, conferencias y un sinfín de propuestas más nos permiten, durante casi 15 días, descubrir y disfrutar el pasado tarraconense y, a la vez, comprender la importancia que la cultura romana tuvo en todo el Mediterráneo. En total, 150 actividades y 800 actos en los que participan cada año más de 100.000 personas.

Tarragona, cuenta con unas de las mejores playas urbanas de Cataluña, con aguas cristalinas de arena fina y dorada. Si nos alejamos del paseo marítimo, también encontramos pequeñas calas rodeadas de bosques de pinos que son un auténtico lujo. Su red de caminos rurales, el barrio de pescadores del Serrallo, donde cada tarde se vende el género recién pescado, y su red de comercios y restauración volcada de lleno en el turismo, son otros de los grandes atractivos de la ciudad.

Tarragona es el lugar más romano del mundo fuera de Roma y pasear por sus calles nos permite sumergimos en una civilización milenaria. El buen estado de conservación de parte de sus monumentos, sumado a la gran oferta de museos, exposiciones y visitas guiadas de la ciudad hace que acercarse a este legado histórico sea cosa de niños. Ciudades como Tarragona demuestran la fuerza del patrimonio que aquí se conserva.

En la XVII edición del festival se culminan las actividades que se iniciaron en 2014 para conmemorar el bimilenario de la muerte de Augusto, el primer emperador romano. Su figura es clave ya que su mandato fue el único momento de la historia del Mediterráneo en que todas sus riberas estaban unidas y en paz, una pequeña semilla del concepto actual de una Europa unida. Conocer esta parte de nuestro pasado invita sin duda a reflexionar sobre las relaciones internacionales actuales, todo ello de una forma amena y divertida.

Siempre es un placer visitar el patrimonio de Tarragona pero durante los días del festival, esto tiene un mayor aliciente: muchos de los monumentos y lugares con historia ofrecen visitas guiadas además de un amplio programa de charlas, conferencias y audiovisuales. Sin duda es el mejor momento del año para conocer en profundidad la ciudad. Las cifras de esta edición impresionan: 44 conferencias, 17 proyecciones audiovisuales, 3 exposiciones y 7 visitas comentadas, entre otras muchas propuestas.

Una de las propuestas más interesantes de la programación de Tarraco Viva son sus recreaciones históricas, el elemento que convierte esta cita en algo más que un festival. Los escenarios reales, la puesta en escena, el vestuario y la profesionalidad de los actores, permiten una singular reconstrucción del mundo romano que deja boquiabiertos a los espectadores. Lo más habitual son recreaciones de la actividad militar, civil y política de la antigua Roma. Precisamente este año el certamen conmemora los 15 años de la primera actividad del grupo de recreación histórica Projecte Phoenix.

Pocas veces los niños estarán tan dispuestos a aprender historia como en este festival. Además de las recreaciones y dramatizaciones que les enganchan como la mejor de las películas, el certamen está repleto de actividades pensadas especialmente para los más pequeños. Entre otras muchas cosas podrán, desde hacer de gladiadores hasta desfilar como un legionario, pasando por aprender a construir un reloj solar, conocer la escritura romana o disfrutar con un espectáculo de títeres romanos.

Tarraco Viva cuenta con una de las muestras de artesanía romana más interesantes que se pueden ver fuera de un museo. Se trata de Artiflex, que se instala en los jardines del Campo de Marte. Aquí no solo podemos ver réplicas arqueológicas de originales encontrados en excavaciones sino también demostraciones en directo de cómo los artesanos trabajan los materiales como si estuvieran en pleno Imperio Romano. Si nos pica el gusanillo, podemos incluso probar nuestra destreza con la artesanía en alguno de los talleres que se organizan.

En este festival no solo vemos y sentimos la cultura romana sino que también la saboreamos, y es que la programación incluye varias propuestas gastronómicas de lo más suculentas, como catas de aceites y vinos o talleres donde aprender a cocinar platos típicos de la cultura romana.

Aunque son el ayuntamiento y las asociaciones culturales las encargadas de organizar el certamen, lo cierto es que toda la ciudad se contagia del ambiente festivo que Tarraco Viva desprende. Cada plaza, cada calle, cada rincón del centro de la ciudad siente la emoción de descubrir y profundizar en los más de 2.000 años de historia de la ciudad. Y es que los tarraconenses son los primeros que quieren presumir y sacar pecho de tener una ciudad Patrimonio de la Humanidad. Su entusiasmo se transmite y se disfruta.

Fuente: Abc