miércoles, febrero 27, 2013

EL CORAZÓN DE LA MUJER: SÍNTOMAS DE INFARTO DISTINTOS.



Un estudio muestra que las mujeres malinterpretan su dolor torácico porque no relacionan los síntomas con la enfermedad cardiovascular
  • Autor: Por NÚRIA LLAVINA RUBIO
  • Fecha de publicación: 18 de febrero de 2013

- Imagen: Kirsten Skiles -
La enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte en mujeres en España. Pese a estos datos reveladores, la patología coronaria se considera todavía hoy, incluso por las propias afectadas, como una enfermedad masculina. Por fortuna, en los últimos 20 años ha cambiado la mentalidad de los profesionales sanitarios y se han hecho esfuerzos, sobre todo, en el estudio de la cardiopatía isquémica, patología que ocasiona el mayor número de fallecimientos por motivo cardiovascular. Pero, aunque los resultados son alentadores, aún no se ha producido un descenso significativo de la mortalidad en la población femenina. En este artículo se detallan los mitos que hacen que las mujeres no cuiden la salud de su corazón como deberían y se detallan los síntomas de infarto, que son distintos para ellas.
Las mujeres consultan menos y más tarde que los varones acerca de cualquier problema coronario. Esta es la conclusión principal de un estudio reciente de la American Heart Association y llevado a cabo por científicos de la Universidad de Yale (EE.UU.). Además, si bien todos buscan atención médica porque los síntomas no se alivian, es menos probable que ellas lo hagan porque sospechen de una enfermedad coronaria.
Para el trabajo, los investigadores entrevistaron a casi 3.000 personas de 18 a 55 años hospitalizadas por ataque cardiaco en 104 hospitales, entre 2008 y 2012. El 90% de los hombres y el 87% de las mujeres habían sentido dolor, sensación de opresión o de incomodidad en el pecho previos al infarto. Los síntomas llevaron a casi un 33% de las mujeres y al 20% de los varones a ir al médico antes del ataque cardiaco. No obstante, el porcentaje de féminas que habían hablado con el médico sobre una posible enfermedad coronaria era mucho menor que el de los hombres. Ellas en su mayoría creían que se trataba de una indigestión, estrés o ansiedad.

Mitos de la enfermedad coronaria femenina

Las mujeres erran al considerar el cáncer y el estrés como sus principales problemas de salud
Las mujeres no cuidan su corazón como deberían. Un estudio llevado a cabo por la Comisión de la Mujer y la Cardiología de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA) reveló que ellas consideran el cáncer, sobre todo el de mama, y el estrés como sus principales problemas de salud. Solo una de cada diez nombró a los problemas cardiacos. Según esta entidad, pocas saben que las enfermedades vasculares son ocho veces más mortales que el cáncer de mama. También una investigación de la Universidad de Aberdeen (Reino Unido) determinó que la enfermedad cardiaca en la mujer es ignorada tanto por las pacientes como por los propios profesionales.
Otra de las razones de la falta de atención a la salud cardiovascular surge de la creencia popular de que ellas no fallecen por culpa de estas enfermedades, porque las arterias están protegidas contra los factores de riesgo (obsesidad, hipertensión, colesterol y diabetes, entre otros) gracias a los estrógenos. La realidad es que esta protección solo dilata el tiempo de desarrollo hasta la menopausia, momento en el que se desvanece. De hecho, la enfermedad coronaria se da más tarde en las mujeres que en los hombres, pero no por ello es menos frecuente.
Toda esta realidad provoca que, incluso en el ámbito de la investigación, tampoco se tome en cuenta a este sector de la población. Según un estudio del Grupo de Enfermedades Cardiovasculares en la Mujer de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), solo el 30% de los pacientes seleccionados para realizar ensayos clínicos en cardiología son mujeres. Sin embargo, hay datos que sugieren que ellas tienen una respuesta diferente a determinados tratamientos.

El corazón en la mujer: síntomas de infarto atípicos

En el primer año después de un ataque cardiaco, las mujeres tienen un 50% más de probabilidades de morir que los hombres
La dificultad del diagnóstico de las enfermedades cardiovasculares en las mujeres se debe a que, a menudo, manifiestan síntomas atípicos, como náuseas, dolor de espalda, malestar abdominal, ardor en la zona torácica o fatiga, y de forma tardía. En concreto, para el infarto de miocardio, los signos en las mujeres pueden ser diferentes de los que describen los hombres (como el típico dolor en la mitad izquierda del pecho irradiado a brazo). Ellas refieren ardor en la región superior del abdomen acompañado de mareo, malestar abdominal y sudoración. Es importante no pasar por alto estos síntomas ya que, en general, son más graves: en el primer año después de un ataque cardiaco, las mujeres tienen un 50% más de probabilidades de morir que los hombres.
Sumados a los factores de riesgo habituales de enfermedad coronaria, los anticonceptivos orales pueden representar un mayor riesgo para las mujeres, en especial, en quienes asuman otros factores peligrosos, como el hábito de fumar. Los investigadores creen que las píldoras anticonceptivas elevan la presión arterial y los niveles de glucemia (azúcar en sangre) en algunas, además de aumentar el riesgo de formación de coágulos sanguíneos. Asimismo, todos estos riesgos se incrementan con la edadEnfermedad coronaria microvascular en mujeres
Cualquier enfermedad relacionada con el corazón puede manifestarse en ambos sexos. Sin embargo, varias investigaciones han constatado que las mujeres tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad coronaria microvascular, que afecta a las paredes de las arterias más pequeñas.
Esta enfermedad no ha permitido que los índices de supervivencia por enfermedades cardiacas en mujeres se hayan reducido tanto como en hombres. El problema es que aún no existen pruebas adecuadas que la detecten de forma directa.

Síndrome del corazón roto

Las mujeres también tienen más probabilidades de sufrir el síndrome del corazón roto: el 90% de las personas que lo padecen son mujeres en edades posmenopáusicas.
De hecho, no fue hasta hace muy poco que se certificó como un verdadero problema del corazón. En él, el estrés emocional extremo puede causar una insuficiencia grave, a menudo de corta duración, del músculo cardiaco. Los médicos pueden diagnosticar de forma incorrecta el síndrome del corazón partido como si fuera un ataque cardiaco, porque los síntomas y los resultados de las pruebas se parecen. Sin embargo, en el síndrome no hay indicios de arterias coronarias bloqueadas y la mayoría de las personas tienen una recuperación completa y rápida.
Los investigadores empiezan ahora a explorar las causas de este síndrome y a averiguar cómo diagnosticarlo y tratarlo. Un estudio reciente publicado en la Revista Española de Cardiología (REC) indica que el 30% de estos casos se acompaña por algún grado de insuficiencia cardiaca, por lo que se hace necesario el buen control hospitalario de los afectados.