domingo, agosto 26, 2012

EL EL QUICIO DE UNA PUERTA.....

                                          Heterócero Saturnia Pyri FOTOS: Currini
En el dintel  del quicio de una puerta en un hotel rural cuando realizamos la ruta senderista de Cazalla de La Sierra, encontré esta mariposa que según dicen los expertos está casi extinguida.
Han pasado 60 años pues cuando yo era un niño  en Jimena estas hermosas mariposas se veían por las noches junto a las bombillas centenares de éllas al mismo tiempo que los escarabajos cornudos. En mi casa había la costumbre de colocarlas en las cortinas del balcón y de las ventanas pues se  decía con bastante acierto que no comían y lucian como adornos naturales hasta que caían muertas al suelo y entonces se tiraban.
Aquí dejo una pequeña referencia de datos científicos  como resultado de su estudio correspondiente:
Familia Saturniidae

Saturnia pyri
Saturnia pyri, el heterócero más grande de la Península Ibérica.

Mariposas de gran porte, cuerpo robusto y belludo, cabeza pequeña, con acentuado dimorfismo sexual, sobre todo morfológicamente hablando, ya que los machos presentan antenas plumosas y las hembras no, siendo estos primeros más finos de abdomen y de menor envergadura alar.


Sus grandes orugas con protuberancias y pilosidades alcanzan los doce o trece centímetros de longitud en su fase prepupal, donde se encierran en la base de los troncos de sus árboles nutricios, generalmente, frutales, coníferas y de la familia Quercus en unos capullos teguminosos bastante resistentes, permaneciendo así en diapausa invernal hasta la primavera siguiente.


Sus hembras producen fuertes feromonas sexuales que atraen a los machos desde largas distancias. En España hay cuatro especies en la actualidad, aunque hace algunas décadas convivían con dos grandes especies importadas para el cultivo de su seda y que hoy día parece ser están extinguidas por completo, Samia cynthia y Antheraea pernyi.


Sus integrantes son, tanto de actividad diurna como nocturna y son fuertemente atraídos por las luces de vapor de mercurio. Carecen de espiritrompa, por lo que la función de alimentarse no existe, sobreviven de las reservas de la oruga y tienen un único cometido, reproducirse y morir.