jueves, octubre 17, 2013

DETIENEN AL SUPUESTO HOMICIDA DE MANUEL "RAZONES" Y A TRES ENCUBRIDORES.

 

La Guardia Civil sostiene que le apuñaló para robarle 1.000 euros Huyó a una finca, donde los otros arrestados le llevaban ropa y comida
Redacción jimena | Actualizado 17.10.2013 - 01:00
zoom
Imagen de la calle Las Tufas, donde fue hallado el cadáver.
          
La Guardia Civil anunció ayer la detención del supuesto autor de la muerte de Manuel Gavira Umbría, conocido popularmente como Manuel Razones, el vecino de San Martín del Tesorillo que fue hallado muerto el pasado 26 de septiembre en una vivienda de su propiedad y cuyo cuerpo presentaba evidentes signos de violencia. Otras tres personas han sido arrestadas como supuestos encubridores del crimen que, según la investigación del instituto armado, tuvo como móvil el robo de dinero en metálico que portaba el fallecido en el momento de su muerte.

La identidad del detenido, que ha ingresado en prisión sin fianza, se corresponde con las iniciales M. M., de 43 años y nacionalidad rumana. Sus supuestos encubridores son J. V. R. y A. S. N., ambos de 25 años y nacionalidad española, así como otra persona de origen rumano, R. C., de 22 años. Los tres han pasado a disposición judicial y la investigación continúa abierta, según la Guardia Civil.

Las pesquisas desarrolladas por el Equipo de Personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial sostienen que el supuesto autor de la muerte se reunió con Manuel Gavira en la vivienda que éste tenía en la calle Tufas de Tesorillo con la intención de alquilarla. Ya en la casa, y siempre según la versión aportada por la Guardia Civil, el supuesto homicida golpeó y apuñaló a Razones varias veces para robarle 1.000 euros que llevaba consigo.

El ahora detenido huyó de la vivienda y se escondió en la finca de un conocido y, hasta el momento de su detención, las otras tres personas arrestadas como supuestos encubridores le visitaban a diario para llevarle comida y ropa, según la investigación.

Pasaron varios días entre el homicidio y el hallazgo del cadáver en la vivienda. El hermano de la víctima alertó a las autoridades el 26 de septiembre tras llevar varios días sin saber nada de Manuel Gavira. Junto con una patrulla de la Guardia Civil, fueron hasta la vivienda de la calle Tufas, que encontraron abierta. Gavira yacía en el dormitorio, en avanzado estado de descomposición y con signos de violencia.

Desde ese momento, la vivienda quedó precintada para la toma de vestigios -oculares, huellas y otros indicios- mientras que el juzgado número 2 de San Roque se encargó del levantamiento del cadáver.

La investigación de la Guardia Civil se centró en el círculo de personas próximas a la víctima y determinó que el día de su fallecimiento, Gavira había quedado con una persona para enseñarle la casa donde se consumó el homicidio.

Tras cercar y establecer un dispositivo de vigilancia, los agentes detuvieron a las cuatro personas juntas, cuando salían en un coche de la finca donde se ocultaba M. M. con la intención de facilitar su huida del país.

La vivienda donde se produjo el crimen era habitualmente alquilada por cortos periodos de tiempo a cuadrillas de temporeros de la naranja, la mayoría de origen rumano. Manuel Gavira Razones era muy conocido en Tesorillo por tener dos viviendas para su arrendamiento en la misma calle, si bien él vivía en la calle San José, donde además regentaba una tienda.

El día en que se produjo el hallazgo de sus restos mortales (como adelantó Europa Sur) su hermano comunicó a la Guardia Civil que llevaba al menos dos días sin saber de él. La tienda de la calle San José estaba cerrada y su coche aparcado en el garaje, por lo que se dirigieron hacia las viviendas de la calle Tufas para buscarle, localizándole en una de las casas con evidentes signos de haber sido apuñalado; hecho que conmocionó a Tesorillo.
EUROPASUR